TXELL MIRAS, Barcelona

Txell Miras es sinónimo de Barcelona, de creatividad, de arte. Es un referente para cualquier estudiante de moda, un modelo a seguir, es la danza hecha moda. Hoy os presentamos su trabajo, más de 10 años de largo recorrido, que han hecho de ella una persona que admiramos profundamente y que hoy hemos tenido el placer de entrevistar. Esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotros.

Diseñadora Najjat Guerra para Not That Brand

Diseñadora: Txell Miras


Localización: Barcelona


Barcelona-based clothes designer & illustrator


“La necesidad constante de novedades por parte de la industria de la moda me parece excesiva e insostenible.”



CONVERSACIONES CON

TXELL MIRAS


Txell Miras es, sin lugar a duda, el referente del Avantgarde en Catalunya. Sin embargo, nos gustaría saber cómo fueron tus inicios en un estilo tan complejo. ¿Cuál fue tu inspiración para introducirte en este mundo de innovación y arte? ¿Qué diseñadores fueron tus referentes?


Venía de Bellas Artes y me interesaba el arte conceptual y las formas de cuerpo humano. En la moda encontré un espacio creativo donde volcar estas pasiones. Siempre he tratado de tener un estilo y un discurso propio. De hecho, a la hora de crear, es lo más estimulante: la libertad y buscar tu propia voz. En el mundo de la creación hay mucha copia y me parece muy triste. Más cuando lo hacen nuevos creadores. Debe haber referentes, obviamente, pero eso no quiere decir que haya que copiarlos.


Cuando empezaba descubrí nombres como Rei Kawakubo, Martin Margiela, Ann Demeulemeester… En general los grandes nombres de las revoluciones de la moda: la japonesa de los 80 y la belga de los 90. Los que hacían de la moda algo más que ropa.

Tu última colección ha sido un choque cultural para una industria, acostumbrada a lanzar nuevas colecciones entre 2 y 4 veces al año. UnArchiving ha sentado los precedentes para un nuevo ciclo, una nueva forma de afrontar la evolución de las colecciones y de la propia marca. ¿Cómo nació la idea de reinventar tu pasado en una nueva colección? ¿Existe en UnArchiving un trasfondo político como crítica al ritmo actual de producción y sobreconsumo?

La verdad es que más que una colección nueva hice una relectura de las piezas más icónicas y menos comerciales de mis últimos años. Durante el confinamiento me puse a ordenar trabajos y recuperé temas pendientes. Traté de transmitir las sensaciones y las vivencias de la vida encerrada. Aspectos como la tecnología, la cultura, la religión (aunque no soy creyente) o la naturaleza adquirieron un nuevo sentido durante la pandemia y de eso trata el corto que hicimos. Nosotros, ahora, presentamos dos colecciones al año. Durante unos años presentábamos solo una aunque seguíamos haciendo dos: una por temporada (invierno y verano), para adaptarnos a dos tipos de clima con tejidos distintos.


Vamos a nuestro ritmo, con colecciones pequeñas, producciones limitadas y éticas pero con intención comercial, dentro de nuestra envergadura. No hemos pretendido nunca construir un imperio pero sí vender lo que hacemos. A parte del estímulo creativo, que es lo que más me motiva, la moda es un negocio y debe afrontarse como tal. Obviamente, la gran industria de la moda me produce escalofríos. Esta necesidad constante de novedades me parece excesiva e insostenible.


En todas tus colecciones el arte siempre ha jugado un papel muy importante: ilustración, escenografía, cinematográfica e incluso el propio diseño de la prenda, el cual se aleja de un elemento puramente funcional y da paso a un elemento con vida propia. ¿Qué papel crees que han jugado tus estudios en Bellas Artes a la hora crear tus colecciones y desfiles?

Total. Disfruto creando piezas y a la hora de presentarlas trato de aportar un valor añadido. Un desfile es un formato un tanto limitador pero intento crear un ambiente que transmita la esencia de cada colección con la música y la puesta en escena. Para mi no tiene sentido una sola disciplina en sí misma. Lo más interesante es la suma y el enriquecimiento que pueden aportar distintos puntos de vista combinados. Mi obsesión es retroalimentarme con otros artistas y otros formatos que puedan confluir dentro del discurso de la moda...


Además, en una de tus entrevistas, comentabas que la Danza, también una disciplina artística, ha sido parte fundamental de la escenografía de tus desfiles. ¿Qué relación guarda para ti el momento del desfile con la danza? ¿Cómo son los momentos previos y cómo logras crear la simbiosis necesaria entre tus prendas y lxs modelxs?


El ballet fue una de mis pasiones de juventud y algo o mucho de ello aun queda. Es difícil convencer a modelos (la mayoría -no todas- seducidas por el lujo y el éxito). Tenemos la suerte de que una vez vestidas, viéndose unas a otras, entienden que nuestro desfile tiene una cierta lógica discursiva que merece el esfuerzo. Ha habido ocasiones, en que las modelos, después de tomarse con un cierto cachondeo el fitting, se han encontrado en una situación de antes del desfile de silencio absoluto, casi místico. Para mi es fundamental la escenografía, la coreografía, la puesta en escena, la iluminación, la música y el ritmo de una presentación. Todos los factores imprescindibles que teníamos que sentir en la danza.


Referentes como Maurice Bejart o Víctor Ullate, que bebieron de Marta Graham, me han dado esa perspectiva escenográfica que te permite expresar y tratar de cautivar al espectador a través de la puesta en escena más allá de solo la ropa. La ropa es expresión. Un desfile o una presentación de una colección debe transmitir algo más que mostrar la propia colección.


Por último, nos gustaría saber cuál es la visión de Txell Miras respecto a la industria de la moda los próximos 5 o 10 años. ¿Cómo crees que la industria habrá evolucionado para entonces?


Es difícil adivinarlo. La industria obedece a la sociedad mientras trata de convencerla. La moda la dominan grandes grupos empresariales y sus balances económicos mandan. Tenemos el tema de la moda sostenible sobre la mesa pero por ahora es puro marketing. Desde el momento en que creas un nuevo producto para el mercado ya no es sostenible. La única moda sostenible es el reciclaje. Y si mucho me apuras, el consumo responsable. Las grandes marcas se están apuntando a la sostenibilidad porque es lo que toca. Para mí, aunque a grandes rasgos es un negocio, la moda es cultura, una disciplina más de expresión y reflexión que de tendencias y marketing.



CREACIONES DE

TXELL MIRAS



Para descubrir las últimas novedades de Txell Miras, seguidla en:


Instagram: @txellmiras

Web: www.txellmiras.eu


Fotografías cortesía de Txell Miras