SEPIIA, Madrid

Hace ya algún tiempo que el nombre de Sepiia resuena en todos los círculos de moda, y lo que sorprende aún más, también en los científicos. Y fue a través de este último cuando escuchamos hablar por primera vez de la marca fundada en 2016. Después de una larga charla con una amiga nanotecnóloga conocemos Sepiia, una empresa que a través de la innovación y tecnología se introduce en el mundo de la moda.

Diseñadora Najjat Guerra para Not That Brand



CEO y Fundador: Federico Sainz de Robles


Diseñadora: Paula Cristóbal Ruiz


Localización: Madrid


Prendas funcionales y sostenibles a través de la implementación de nuevas tecnologías.


“Compra menos, pero mejor, y hazlo durar.”





Para poneros en contexto, gracias a la tecnología textil que incorpora Sepiia en sus prendas, éstas no se arrugan, no se manchan y neutralizan el olor corporal. El tratamiento antimanchas consigue que los líquidos resbalen sin que sean absorbidos por el tejido. Esta fórmula permite el máximo rendimiento y durabilidad de las prendas. Además, la selección de la fibra en origen incrementa la mejora de este comportamiento, consiguiendo prendas que no necesitan planchado. Y, por último, las fibras que forman el tejido, en su interior llevan miles de nanopartículas de plata que actúan sobre las bacterias que causan el mal olor.


Este avance tecnológico resulta especialmente interesante en la situación de pandemia en la que nos encontramos. Gracias a las partículas de plata (AgNPs) el hilo de sus prendas neutraliza al 99,99% de las bacterias, mostrando una actividad antibacterial del 95% frente al Coronavirus tras 2h de contacto. ¡Impresionante!


CONVERSACIONES CON

EL EQUIPO DE SEPIIA


Toda historia tiene un principio y un final. El final nosotras ya lo conocemos. Empresa pionera en la industria textil inteligente, tecnología nunca antes vista y además, sostenible. Ahora bien, sobre sus inicios no sabemos mucho más que su año de nacimiento. ¿Cómo nació Sepiia? ¿Teníais algún tipo de formación en nanotecnología aplicada al sector textil?


La idea surge de una inquietud personal: tener prendas para el día a día con mejores funcionalidades y un diseño bonito, cosa que no existía en el mercado. Siempre he considerado que es importante que las prendas tengan mejores funcionalidades con el objetivo de facilitar la vida de los usuarios en cada momento. En general, dedicamos mucho tiempo y recursos a su cuidado y, algunas veces, tras haber realizado todo el ciclo de lavado, ocurre un pequeño accidente y la cadena tiene que comenzar de nuevo.


Durante mis años colaborando con el Instituto Tecnológico Textil de AITEX, observé los avances tecnológicos de la industria textil y fui estableciendo contacto con la industria. Me quedé realmente sorprendido por la capacidad de algunos fabricantes de hacer productos altamente técnicos y de gran valor añadido. Ahí me di cuenta de que otro tipo de prendas era posible y que, además, un proyecto de estas características se podía fabricar íntegramente en España. Finalmente, fue la convocatoria de Lanzadera la que me animó a dar el salto al mundo empresarial, ya que ellos me aportan lo que faltaba para poner en marcha un proyecto de estas características: financiación y conocimientos empresariales.

Un tejido tan innovador y con tanta tecnología aplicada da la sensación de necesitar de un gran consumo de materias primas, sin embargo, en vuestra asociación con BCOME nos contáis que desde 2019 habéis logrado ahorrar más de 11 millones de litros de agua y 152 toneladas de CO2. ¿Cómo se consigue esto?

Antes que nada, me gustaría destacar que la sensibilización y el compromiso medioambiental siempre ha formado parte del ADN de Sepiia. Debemos tener en cuenta que la industria de la moda es la segunda más contaminante, y desde 2016 -momento en el que nace la firma- fuimos conscientes de que esto no podía continuar así, ni por el planeta ni por todos los que formamos parte de él.


Por eso, como parte de nuestros valores de marca, decidimos poner solución a esto y medir el impacto positivo de nuestra tecnología y producción. ¿Cómo lo conseguimos? Pues gracias a nuestra alianza con BCOME, una plataforma digital de sostenibilidad que nos ha ayudado a poder medir el impacto de nuestras prendas desde el año 2019 hasta hoy. En un año y tres meses, los resultados son asombrosos: 11,6 millones de litros de agua y 152.000 Kg de CO2. Desde 2019 hemos ahorrado suficiente agua para llenar 4,5 piscinas olímpicas y suficiente CO2 para dar 19 vueltas al mundo en coche. La forma en la que lo conseguimos es sencilla:


· Reducimos nuestro impacto en todas las fases del producto; desde su fabricación a su uso y posterior reciclado. En la fabricación de la prenda utilizamos técnicas limpias como la estampación digital, reduciendo así el gasto de agua. Y además, debido a nuestra producción local en España y Portugal, conseguimos reducir el CO2 derivado del transporte, emitiendo hasta un 53% menos que una prenda de algodón tradicional.


· Durante su uso necesita menos cuidados (reduciendo los lavados, detergentes y plancha) que una prenda de algodón y dura mucho más tiempo como el primer día.


· Nuestros diseños son básicos porque están diseñados para durar y no queremos que te canses de ellos.


· Un punto importante también del proceso recae sobre el uso habitual de materiales circulares. Estos facilitan el reciclaje de la prenda cuando termina su primer ciclo de vida; los clientes nos envían sus prendas y las reciclamos por ellos, así como los restos de tejido de nuestros talleres tras el corte. De hecho, este año hemos reciclado 183 kg de tejido.


En vuestra colección encontramos camisas, camisetas y polos. ¿En el futuro veremos ampliada vuestra gama de productos? ¿Es posible aplicar vuestra tecnología a todo tipo de prendas y accesorios como zapatillas? - ¡Lxs amantes de las sneakers estarían encantadxs si esto fuera posible!


Sí, por supuesto. De hecho, lanzaremos nuevas prendas muy pronto, aunque antes que las zapatillas tienen que llegar los pantalones, que es lo que más demandan nuestros clientes para completar su look inteligente.


En vuestras prendas encontramos nanopartículas de biocerámica. Éstas, según tenemos entendido, podrían usarse también en ámbitos más farma o médico, debido a sus propiedades beneficiosas como la regeneración tisular. ¿Podríais contarnos un poco más sobre su funcionamiento? ¿Habéis recibido consultas de empresas del sector médico para realizar colaboraciones?


Lanzamos la colección de biocerámica en Kickstarter y tuvo tan buena acogida que hemos lanzado una cápsula también en nuestra web, aunque no se encuentra en todas nuestras prendas sino en la colección con tecnología wellness:


El funcionamiento de esta tecnología con partículas biocerámicas actúa absorbiendo el calor del cuerpo y reflejándolo nuevamente en el mismo en forma de rayos infrarrojos lejanos. Éstos penetran en la piel, mejorando la microcirculación y aumentando el aporte de nutrientes y de oxígeno en el organismo. Asímismo, ayuda a la eliminación de toxinas y potencia la capacidad regenerativa de los tejidos.


Aplicamos la tecnología wellness en aquellas zonas del cuerpo que sufren más tensión en el día a día. El confort y bienestar sumado a la tecnología que caracteriza su tejido inteligente hace que las prendas de esta colección no se arruguen, no se manchen, neutralicen el olor corporal y, además, hagan sentir mejor a su usuario. Pero no se trata de un producto médico, sino de una prenda que proporciona un mayor bienestar.


Tras pasar por los principales medios de comunicación, desde La Vanguardia hasta el mismísimo Hormiguero, hoy tenemos la gran oportunidad de contar con vosotrxs en un medio digital joven y humilde como el nuestro. ¿Qué papel creéis que juegan actualmente estos pequeños proyectos en la concienciación por una moda más sostenible? ¿Colaboráis actualmente con otros proyectos más pequeños?


Un papel esencial. La moda sostenible es un hecho hoy en día. Llevamos muchos años detrás de conceptos que implican concienciación medioambiental. Sin embargo, todo lleva un proceso. No se impone un cambio de forma inmediata. Debe ser lentamente asumiendo de forma intrínseca este tipo de conceptos que ya están manidos por todos pero que no todas las empresas cumplen. De ahí la importancia de cualquier proyecto, grande o pequeño, para concienciar a la población, para instruir y para confirmar y garantizar que el cambio es necesario y que, hoy en día, somos muchas compañías las que luchamos de forma diaria en ello.


Aceleradoras como Google for Startups o Lanzadera, rondas de inversión, etc. Desde luego, no sois una marca al uso. Vuestro negocio parece más salido de Silicon Valley que de un Atelier en París. ¿Es este un mundo que recomendaríais a pequeñxs diseñadorxs? ¿Es un escenario muy competitivo?


Es competitivo, pero también apasionante. Mi camino ha sido muy distinto al de la mayoría de diseñadores. Siempre quise estudiar diseño de moda, pero mis padres me insistieron en realizar primero ingeniería en diseño industrial. Una vez que acabé mi primera carrera decidí apostar por estudiar en el IED de Madrid. Hoy en día no habría creado Sepiia si no hubiera combinado los conocimientos de ambos mundos, la ingeniería y la moda. Sin planearlo, me convertí en alguien capaz de tender un puente entre tecnología y moda, y conseguí las herramientas para llevarlo a cabo. No ha sido fácil, pero repetiría sin duda.


Ya para acabar os preguntamos por vuestra visión del mundo de la moda en los próximos años. ¿Cómo creéis que evolucionará? ¿Veremos realmente una moda más sostenible o será todo marketing?


La crisis del coronavirus ha acrecentado el cambio. Era algo que estaba pendiente y que poco a poco estaba siendo una realidad, pero la llegada de la COVID ha sido el factor determinante para que se impulsara el cambio definitivo. Hoy en día nos encontramos con un consumidor de mayor conciencia social y cuyas preferencias de compra están cambiando. Los consumidores también están apostando más por prendas básicas, cómodas y duraderas como inversión a largo plazo.


Este nuevo consumidor da mayor importancia a la conexión emocional con los productos que compra, el packaging o la responsabilidad que muestra la empresa en la fabricación de sus prendas. La autenticidad y la responsabilidad forman parte de esta nueva era. Seguiremos viendo empresas que no terminan de ser sostenibles del todo, pero puedo dar fe que el cambio será una realidad en la mayoría de ellas.



CREACIONES DE

SEPIIA



Para descubrir las últimas novedades de Sepiia, seguidlos en:


Instagram: @sepiia2080


Web: www.sepiia.com


Fotografías cortesía de Sepiia