PAULA ULARGUI, Madrid

Aun sin haberse graduado, el trabajo de Paula Ulargui estaba dando mucho de qué hablar. Tras contactar con ella a través de las RRSS, descubrimos que no solamente está interesada en la moda, sino que su colección está muy relacionada con la botánica.


Durante el confinamiento ha estado experimentando con el proceso de crecimiento de distintas plantas y sobre distintas superficies y materiales hasta crear una verdadera obra de arte: prendas de las cuales crecen plantas (¡y viven!).

Diseñadora Najjat Guerra para Not That Brand


Diseñadora: Paula Ulargui Escalona


Localización: Madrid


Investigación textil-floral




“La industria de la moda necesita renovarse a la par que educar y concienciar a los consumidores.”







Pieles siamesas. Dos naturalezas. Un cuerpo” es una investigación de moda y desarrollo sostenible con el propósito de reconectar la piel humana con la naturaleza. Una naturaleza de la que estamos tan ausentes que ni siquiera somos capaces de sentir el precio de su ausencia. La desconocemos, vivimos alejados de ella y negamos sus ritmos y procesos en nosotros mismos. El trabajo se inspira en esta necesidad y trata de hacer de la vestimenta la herramienta para esta reconexión, buscando una nueva conciencia en torno a la industria de la moda, de forma que sea más equilibrada y sostenible.



conversaciones con

PAULA ULARGUI ESCALONA


Cuéntanos, ¿cómo se te ocurrió la idea? ¿Te has visto influenciada por el confinamiento debido al Covid-19?


Desde hace muchos años he estado investigando y buscando maneras de incorporar valores de sostenibilidad en todos mis trabajos. La idea de este proyecto se me ocurrió durante una charla a la que asistí sobre el Antropoceno, un concepto creado en el año 2000 para hablar de la época geológica actual, marcada por los daños ecológicos ocasionados por la acción humana. Tras ella, vi con más claridad la necesidad de trabajar al servicio de esta restauración de nuestro planeta.


Respecto al Covid, esta crisis llegó cuando el proyecto estaba ya casi terminado. Aún así e inspirada por todo lo que estábamos viviendo, hice una pequeña muestra de mascarillas vivas, germinadas con semillas. Mi objetivo con estas fue el de llevar nuestra atención a los aspectos positivos de esta crisis, que también los hay, pues nuestro encierro liberó al medio ambiente de toda la contaminación que generamos diariamente. La naturaleza se mostraba en todo su esplendor, pudiendo ver por primera vez el fondo transparente de los canales de Venecia, los delfines en las orillas de las playas y puertos, y los ciervos andando por las calles vacías de los pueblos de montaña. Todo ello dejó ver hasta qué punto somos un estorbo para los ecosistemas del planeta y corroboró la teoría del Antropoceno explicada previamente.


Estas mascarillas hablan de que ahora podemos respirar un aire más puro, que la primavera sigue su curso al margen de nuestros conflictos y que este es sin duda el momento de trabajar con la meta de reconstruir el mundo en armonía con el planeta.


¿Te has planteado aplicar esta técnica a algo que no sea una prenda? ¿Cuál crees que será tu próximo paso?


Sí, durante la investigación hice varias pruebas sobre otros formatos de productos, pero casi todo fueron prendas y accesorios.


Sin duda, uno de mis deseos y planes a futuro es el de seguir investigando para mejorar la técnica y conseguir alargar la vida de estos trajes lo máximo posible. También, con ayuda de otros profesionales, sigo investigando con otros tipos de plantas y especies para conseguir nuevos colores, formas y texturas. La naturaleza es realmente amplia y rica por lo que es un campo de investigación infinito.


¿Con qué obstáculos te has encontrado a la hora de crear esta colección? ¿Cambiarías algo?


Creo que mi mayor obstáculo fue la crisis del Covid-19. La falta de recursos y el largo confinamiento hizo que dos prendas no sobrevivieran y más tarde tuve que repetirlas. Sin embargo, el tiempo en casa me animó a seguir leyendo e investigando y me inspiró para crear una prenda más de la colección


Por último, queremos hacerte la pregunta que nos hacemos siempre nosotros… Según tu visión, ¿cuál es el futuro de la moda?


Creo que la industria de la moda necesita renovarse a la par que educar y concienciar a los consumidores. Debemos seguir trabajando e investigando para crear una industria más controlada y responsable con lo que genera en todos sus pasos: los materiales y recursos que utiliza, así como el mayor bienestar de quien la produce. Si hay algo que este proyecto me ha hecho entender es lo conectada que está la sostenibilidad con la innovación. Como siempre digo, una moda sostenible no tiene porqué ser una moda que vuelva a los tejidos y confección del pasado. Por el contario, debe ser el resultado de un profundo análisis: rescatar de antaño el valor de las buenas prendas, sumarlo a todos los descubrimientos y avances presentes para crear una industria futura ejemplo del cuidado ambiental y social que ya no podemos aplazar. Cada vez hay más consumidores concienciados en esto y sé que apoyarán con gusto todas las ofertas y propuestas que les hagamos en esta dirección. 


Este será el trabajo y el reto de los nuevos diseñadores: ser los visionarios de este gran cambio.


creaciones de

PAULA ULARGUI




Para descubrir las últimas novedades de Paula Ulargui, síguela en:


Instagram: @ulargui_escalona

Portfolio: paulaularguiescalona.com

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/paulaularguisustainablefashion/


Fotografías cortesía de Paula Ulargui