NATÀLIA LLAURADÓ, Madrid

Natàlia Llauradó y su colección “TOURM-A-LINE. We are made of stardust”, busca conectar al portador con la naturaleza, a partir de forma orgánicas que simulen las facetas, colores e innegable belleza de los minerales que la inspiran. Una diseñadora muy talentosa que descubrió su pasión por la moda a muy temprana edad y que acabó realizando sus estudios en dos grandes escuelas de Barcelona y Milán. Ganadora del III concurso de Nuevos Creadores en Pasarela 94 y sin duda alguna, una prometedora carrera por delante sin dejar de lado unas ideas y valores muy claros.


Diseñadora: Natàlia Llauradó


Localización: Barcelona y Madrid


Producto: Prêt-à-porter de lujo



“Tenemos la oportunidad, como diseñadores, de reinventarnos y decidir qué legado vamos a dejar en este planeta.”




Me considero una diseñadora con mucha sensibilidad, con visión para los detalles y siempre en busca de la excelencia en la calidad de mis trabajos. Tengo unos valores bastante marcados que he ido desarrollando a lo largo de los años, pues me siento muy identificada con la moda ética, sobretodo si puede ser hecha en España. A la hora de diseñar, creo que tengo un estilo bastante definido. Me encanta potenciar la feminidad y el importantísimo rol de la mujer en la sociedad, mediante prendas con líneas muy limpias y muy estructuradas que acentúen la silueta femenina. Tiendo a primar el uso de colores neutros y líneas monocromáticas, que den sensación de pulcritud y elegancia. En cualquier caso, como decía, aún me considero en fase de aprendizaje y mantengo los ojos siempre muy abiertos para cualquier mejora, ya sea estética o técnica, que pueda aplicar a mis diseños.


conversaciones con

NATÀLIA


Nos encanta tu colección TOURM-A-LINE. Una paleta de colores azulada muy bonita, texturas variadas en cada una de las prendas y una sensación de harmonía total ¿Cuál es la inspiración para esta colección?

Partí de la idea, que obtuve viendo la serie televisiva “Cosmos”, de que todo cuanto hay en la Tierra, desde el ADN de nuestras células hasta un cristal de hielo en la cima del Everest o el coral de los arrecifes, proviene de la materia generada en el horno nuclear de alguna estrella que existió en el pasado. Me pareció un concepto fascinante, y que da idea de lo conectados que estamos con la naturaleza… Aunque por desgracia no somos conscientes de ello. Una célebre frase que lo define a la perfección, y a mi parecer muy bonita y poética, es del astrónomo y divulgador Carl Sagan, autor original de la serie Cosmos: “We are made of stardust”; es decir, los seres humanos estamos formados a partir de material estelar o, de forma menos prosaica, “polvo de estrellas”.


Decidí centrarme en los minerales, ya que además de componentes esenciales de nuestro planeta han sido también desde mi niñez una gran fuente de interés e inspiración. Mi abuela (¡sí, la misma que me introdujo al mundo de la moda!) me regaló una pequeña colección de minerales, y me sentí tan atraída por su belleza y sus formas, que quise ampliarla y obviamente aún la conservo con cariño. Los diseños están inspirados en las propiedades fundamentales de los minerales, que se utilizan precisamente para clasificarlos: color, opacidad o transparencia, dureza, brillo; cristalinidad, estructura interna... En concreto elegí analizar en profundidad dos minerales que, aparte de su belleza, se dice (según algunas culturas) que pueden tener incluso ciertos efectos beneficiosos para la salud. Estos son la turmalina (que dio origen al nombre de mi colección) y el ágata azul.


Para conectar y dotar de valor a mis prendas, decidí usar tejidos de fibras naturales y apliqué en ellas fragmentos de minerales, así como cristales rotos. De esta manera quería dar un valor añadido, al estar hecha de materiales 100% naturales/reciclados, reforzando la idea de que tanto el vestido como quien lo lleva provienen en el fondo de la misma materia de la que está hecho el universo. El ágata azul fue la inspiración para elegir el color de mi colección, pues presenta un tono y características que siempre me fascinaron. En su interior presenta un veteado con formas muy orgánicas, las cuales han inspirado los volúmenes y las estructuras de las prendas de la colección, y la superposición de tejidos viene dada por el laminado característico de la turmalina.

Este año ganaste el III concurso de Nuevos Creadores en Pasarela 948 y nos encantaría que nos contaras cómo fue tu experiencia. ¿Qué supuso para ti dicho logro en cuanto a tu carrera, motivación, metas, etc.? ¿Qué te parecen estas iniciativas para impulsar los nuevos talentos del país?


Este premio fue para mí sobre todo un refuerzo moral importantísimo Que un jurado con personalidades tan importantes (como son Modesto Lomba (Devota & Lomba), presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME); los diseñadores de moda Hannibal Laguna, Álvaro Castejón (Alvarno) y Juan Duyos, y el editor de moda a RTVE.es Rafael Muñoz), valore hasta tal punto mi colección tiene para mí un valor incalculable, que va mucho más allá del premio material. Creo en mi misma y en mis capacidades, pero siempre viene muy bien que te confirmen que vas por el buen camino. Además, la participación en el certamen fue importante y tanto el resto de finalistas como otros compañeros y compañeras que participaron tenían muy buen nivel como pude comprobar en la final, y esto aún me refuerza y motiva más a seguir mejorando.


Iniciativas como ésta son muy necesarias precisamente para empujar la carrera de hombres y mujeres como yo, que tienen mucho que ofrecer a un mundo de la moda que, como decía antes, no sólo necesita cambios, sino que los exige, pero que no tienen la visibilidad que merecerían y que eventos como Pasarela 948 ponen a su alcance. De hecho, somos muchas las diseñadoras que se encuentran con dificultades para acceder al mercado de trabajo, y pocas las empresas e iniciativas que de verdad confían en el nuevo talento que sale, y muy bien preparado, de las Universidades y Escuelas. Talento joven que puede y sabe hacer muchas cosas, pero que a menudo se ve relegado a trabajos precarios que exigen mucho a cambio de muy poco. Esto es algo que querría ayudar a cambiar en un futuro y que espero que empresas como en la que estoy trabajando ahora puedan contribuir a lograr.


¿En un futuro, tienes en mente crear una marca y comercializar tus prendas? ¿Dónde te ves dentro de 10 años?

Supongo que todos los diseñadores y diseñadoras albergamos el sueño de tener algún día marca propia, y evidentemente yo no soy excepción; siempre ha sido mi gran sueño. Tras decirlo, vuelvo a posar mis pies sobre la tierra y tomo conciencia de que el mundo de la moda es tremendamente competitivo, probablemente demasiado como dije antes. Por ello, siendo realista, pienso que hay muy pocas personas que por sí solas puedan llegar a influir hasta el extremo de asociar su nombre a una marca o, aún más, a una tendencia, y entiendo que es un objetivo hermoso, pero difícil de alcanzar, aunque con mucho trabajo y sacrificio se puede conseguir y por ello pienso intentarlo.


Para conseguirlo, y sobre todo en la etapa de la vida en la que me encuentro, confío en la fuerza de la unión, y por ello me veo más colaborando con gente que comparta mi manera de ver las cosas y con quien pueda combinar talentos, competencias, ideas, conocimientos, inquietudes, aprendizaje… Siempre he tendido a trabajar en equipo, y en potenciar las capacidades individuales a través de una suma que si se hace bien acaba multiplicando. Y si esto acaba funcionando y consigo al menos “tener un nombre” en el mundo de la moda, y sobre todo si dicho nombre está asociado a un cambio a mejor, no hace falta decir que me daré por muy satisfecha.


En definitiva, voy a luchar y trabajar muchísimo para que, en un futuro, pueda conseguir mi sueño de tener mi propia empresa (la verdad es que siempre me he visto atraída por el mundo de los vestidos de novia, por lo que creo que sería por donde iría mas encaminada), y esforzarme en que ésta se fundamente en valores como los que ya he mencionado antes. Me gustaría muchísimo potenciar la moda Española, y dar oportunidades a los nuevos diseñadores, para que no tengan que pasar por trabajos duros y mal recompensados o valorados. Y de esta manera contribuir a mejorar el sistema.

Por último, queremos hacerte la pregunta que nos hacemos siempre nosotros… Según tu visión, ¿Cuál es el futuro de la moda?


Creo, y no soy la única, que la industria de la moda ha sufrido un proceso de deterioro indiscutible. Nos estamos dando cuenta de que la forma en la que producíamos y consumíamos era insostenible, y ahora este sentimiento está mas candente que nunca, aunque por desgracia sigue habiendo gente que se quiere mantener al margen. Muchas marcas y empresas se han dado cuenta que la producción masiva y orientada sólo al beneficio económico inmediato no se puede sostener, no ya a largo plazo sino a muy corto. Llevamos décadas inmersos en un ciclo consumista desbocado: había que cambiar la moda de forma continua y no importaba el uso que se le diera a lo que “ya no se llevaba”. Con este objetivo se han explotado de forma implacable recursos naturales y, lo que es aún peor, humanos, especialmente de países con economías débiles.


Creo que estamos en un punto de inflexión (muy necesario), en el cual muchos esquemas se han visto rotos, hasta el punto de que nuestra forma de producir y comprar va a tener que cambiar completamente. Debemos dotar de un valor adicional a nuestro trabajo e invertir muchísimo en la innovación. Si intento imaginar cómo será la moda del futuro, incluso cercano, he de pensar forzosamente en conceptos como reciclaje, uso racional de recursos, materiales naturales, tecnología aplicada a tejidos, integración de avances tecnológicos a las prendas, y un largo etcétera. ¡Pero tengo fe, y creo que lo vamos a conseguir! En definitiva, es nuestra labor educar y concienciar a las nuevas generaciones, que van a crecer siguiendo nuestros pasos, y son estos los que realmente marcarán una diferencia en el futuro. Debemos mirar adelante sin olvidar el pasado, y de alguna manera volver a esos orígenes que mencionaba antes, a recordar siempre que no somos los dueños de un planeta con el que podemos hacer lo que nos plazca, sino huéspedes que deben dejarlo para quienes vienen a continuación, al menos igual que como lo encontraron o, si puede ser, algo más limpio.


creaciones de

NATÀLIA LLAURADÓ



Para descubrir las últimas novedades de Natàlia Llauradó, síguela en:


Instagram: @nataliallaurado.studio


Fotografías cortesía de Natàlia Llauradó



  • Facebook
  • Instagram